Home

Tercera carta de ARTISTES VISUALS DE VALÈNCIA, ALACANT I CASTELLÓ al defensor del pueblo y a la Secretaría Autonómica de Cultura (en respuesta a las últimas alegaciones de la Secretaría Autonómica)

Tercera alegación de AVVAC Síndic de Greuges

Segunda respuesta de la Secretaría Autonómica a la queja presentada por Artistes Visuals AVVAC (alegaciones a las que AVVAC responde en esta carta)

 Valencia, 18 de Febrero de 2014

Estimado Síndic de Greuges,

En relación con la última respuesta de la Secretaría Autonómica de Cultura, con fecha de entrada del 16 de Enero de 2014, debemos indicar que en ella se formulan no sólo informaciones inexactas sino sencillamente falsas. Por tanto, procederemos a responder por orden cada una de estas declaraciones.

Ya en el primer párrafo, se menciona que AVVAC es una Asociación privada. Debería saber el Secretario Autonómico de Cultura, por el cargo que ostenta, que AVVAC no es una entidad privada, sino que pertenece al tercer sector, es decir, es una entidad sin ánimo de lucro. Entendemos que esta consideración es malintencionada puesto que debe obrar en conocimiento de cualquier Administración Pública el hecho de que una Asociación sin ánimo de lucro, como lo es AVVAC,   (y así se hace saber en los Estatutos de dicha Asociación, los cuales son públicos puesto que cualquiera puede leerlos en la página web) no tiene un carácter privado de ningún tipo.

En segundo lugar, AVVAC no se compone de 40 artistas, esta afirmación es directamente falsa. AVVAC actualmente está formada por más de 170 artistas, siendo que, además, puesto que forma parte de la Unión de Asociaciones de Artistas Visuales (UAAV), la cual goza de un carácter nacional, cuyas asociaciones integrantes defienden los mismos intereses basados en la profesionalización del sector, podemos hablar de un número de integrantes que supera los 1000 artistas. La UAAV, y por lo tanto AVVAC, además, se encuentra federada en la IAA (The International Association of Art) lo cual dota a las asociaciones de artistas como AVVAC de una representación a nivel internacional. The International Association of Art (IAA) es una red que reúne organizaciones de representación de los artistas visuales profesionales (más de 100 organizaciones en todo el mundo). La IAA apoya la cooperación internacional y el intercambio de artistas, sin distinción de tendencias o estéticas, o  consideraciones políticas y trabaja para mejorar la posición económica y social de los artistas de nivel nacional e internacional. La IAA coopera con la UNESCO y coordina sus actividades con otras organizaciones relacionadas con las artes y la cultura.

Cabe añadir que independientemente del número de socios, las asociaciones profesionales como AVVAC representan y defienden los derechos de TODOS los artistas tanto si pertenecen a la Asociación como si no. Por tanto, las reclamaciones sobre la situación discriminatoria que afecta al colectivo artístico en la Comunidad Valenciana no están dirigidas únicamente a defender y reclamar los derechos de los artistas asociados, sino los de TODOS los creadores visuales de la Comunidad Valenciana.

Suponer que AVVAC sólo defiende los derechos de sus asociados es tan descabellado como suponer que la Secretaría Autonómica de Cultura no se ocupa del conjunto de la Cultura destinada a toda la población de la Comunidad Valenciana, sino que tan sólo se ocupa de los intereses de las personas que para dicha institución trabajan.

En tercer lugar, la confusión respecto a la ley de propiedad intelectual de la que hace gala la Secretaría Autonómica de Cultura resulta incomprensible, puesto que la discriminación, como ya se dijo en nuestras anteriores alegaciones, es respecto al resto de profesionales que trabajan en o para las instituciones museísticas de nuestra Comunidad, ya que todas las personas que en ellas trabajan reciben una compensación económica. Siguiendo la argumentación de la Secretaría Autonómica de Cultura, dichos profesionales (empresas de transporte y montaje de exposiciones, imprentas asociadas, estudios de diseño gráfico, la plantilla completa de los museos, críticos de arte, etc.) deberían sentirse remunerados por el hecho de trabajar para una institución de prestigio y, por tanto, renunciar a sus salarios u honorarios. Podríamos, bajo ese punto de vista, proponerle al Secretario Autonómico de Cultura que trabaje gratis, ya que con la labor que está realizando tendrá más oportunidades de que en el futuro sea contratado en otra Administración Pública o empresa privada. Obviamente, este planteamiento resulta ridículo al extrapolar esta misma lógica de una manera general a todos los profesionales implicados en la gestión y realización de proyectos culturales.

Entendemos, por tanto, que tanto el Secretario Autonómico como toda la plantilla de Consorcio de Museos o el Ivam, por poner algunos ejemplos, están dispuestos a renunciar a sus sueldos puesto que trabajan para dichas instituciones, financiadas con dinero público, ya que, al hilo de su argumentación, no se trata de poner a la venta sus conocimientos. Si seguimos rizando el rizo a la manera de la respuesta del Secretario Autonómico de Cultura, cuando dice que el artista no es remunerado porque no realiza una actividad comercial, ya que no vende la obra expuesta (lo cual más bien parece una justificación para no pagar al artista), tampoco sería comprensible que cobrara el Director de la Institución ni los comisarios, ya que tampoco venden su producción y que su labor es entendible como “actividad cultural financiada con dinero público”, en la que se promociona y difunde su labor. Para cobrar por sus trabajos, del mismo modo que según la Secretaría Autonómica de Cultura considera que el artista debe vender su obra, el director o comisario podría vender sus conocimientos en formato libro.

Visto el giro hacia el absurdo que puede tomar la situación si continuamos con dicha lógica en las argumentaciones, vamos a pasar a otros puntos de la respuesta de la Secretaría Autonómica de Cultura.

Lo que se reclama, tal como aparece en la Ley de Propiedad Intelectual (Artículo 20), es EL PAGO POR CESIÓN DE DERECHOS DE COMUNICACIÓN PÚBLICA. Lo cual equivale a, para ponerlo de una manera comprensible, el pago a las productoras de cine por ceder sus películas a cualquier sala o cine que las proyecte de manera pública.

El artista, cuando expone en un museo, obviamente no expone para vender, al igual que tampoco los que trabajan para esta institución venden sus conocimientos. No podemos confundir un museo público con una galería. El museo ofrece proyectos artísticos para el disfrute del público y el artista aporta los contenidos. Es lógico que el trabajo intelectual que se ha materializado en forma de una exposición, y que conlleva unos costes materiales y de horas de trabajo, sea adecuadamente recompensado económicamente. Resultaría ridículo decirle al electricista o pintor de paredes que trabaja para una institución, que no se le va a pagar pero que puede publicitarse indicando que se encarga del mantenimiento del museo X.

En cuarto lugar vamos a repasar de nuevo la cuestión en torno a las entidades de gestión de derechos de autor. En cuanto a dichas entidades, tales como pueda ser la VEGAP, de nuevo recordamos, como ya se indicó en su momento, que es una opción a la que el artista puede acogerse o no. Los derechos son inherentes a los creadores y no dependen de ninguna entidad exterior porque les pertenecen por derecho propio. De nuevo recalcamos que estas entidades de gestión de derechos sólo se encargan de gestionar los derechos de la reproducción de las imágenes de las obras, y no de la exhibición pública de las mismas. No entendemos que la Secretaría Autonómica de Cultura tenga este grave desconocimiento de la Ley de Propiedad Intelectual, por lo que pensamos que una vez más dicha Secretaría está actuando de mala fe al repetir este argumento erróneo, con el objetivo de eludir el problema que nos ocupa. En realidad se trata de una lógica muy sencilla, y es la del derecho de cualquier profesional a cobrar por su trabajo.

En quinto lugar, respecto al Manual de la Buenas Prácticas en las Artes Visuales, cuya validez el Secretario Autonómico se empeña en poner en duda, hay que decir, que si bien es cierto que tiene un carácter consultivo y no vinculante, fue aprobado por todas las Asociaciones del sector, INCLUIDA LA ASOCIACIÓN DE DIRECTORES DE MUSEOS Y CENTROS DE ARTE. La realidad es que el Ministerio de Cultura apoyó el Manual y se ratificó en la Estrategia para las Artes Visuales, promovida desde la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Cultura del Gobierno de España y redactada en consenso con las principales Asociaciones profesionales del sector (https://avvac.wordpress.com/2011/11/01/estrategia-para-las-artes-visuales/), lo cual va incluso más allá del propio Manual en el apoyo a los artistas. De hecho el entonces presidente de AVVAC, Ignacio París Bouza, estuvo presente en la firma de la Estrategia con la Secretaria de BBAA del Ministerio y puede asegurar que su apoyo fue absoluto. Por tanto podemos afirmar que el Manual de las Buenas Prácticas Profesionales fue aprobado por el Ministerio de Cultura y acordado por todos los Sectores del Mundo del Arte Contemporáneo (Asociaciones de directores de museos y Centros de Arte, Galerías, Críticos y la Unión de Asociaciones de Artistas Visuales) en el año 2008.  De esta manera las principales propuestas que formula esta publicación no son unas reivindicaciones unilaterales, sino que forman el núcleo de un pacto sectorial. Se trata de un código deontológico de carácter moral, como existe en tantas otras profesiones, lo que obviamente significa que depende de cada uno el aplicarlo o no. Entendemos que la Secretaría Autonómica se definirá a sí misma conforme al carácter de sus cualidades éticas y morales.

En sexto lugar, uno de los aspectos relevantes a tomar en consideración es el llamémosle “truco administrativo” al que se han acostumbrado algunas Instituciones Públicas de la Cultura, que consiste en pagar en concepto de producción cuando las obras, de facto, ya están producidas. Se trata de una estrategia opaca que se viene utilizando para pagar honorarios cuando se estima conveniente, pero bajo el concepto de “pago por Producción”, cuando en realidad lo que en muchas ocasiones se está pagando no es otra cosa que unos honorarios encubiertos. Así sucedió en las citadas exposiciones 100% valencianos, Cartografías de la Creatividad, o Puntas de Flecha, en las que gran parte de las obras ya estaban producidas. Esto no es sino una de tantas irregularidades en el modo de gestión de los proyectos culturales de nuestra Comunidad. Sería mucho más fácil evitar este tipo de giros administrativos y pagar a los profesionales por su trabajo. Nos complace que el señor Ripoll cite estos ejemplos porque precisamente pone de relieve que existió un pago en concepto de producción cuando la gran mayoría de las obras en realidad ya estaban producidas.

Respecto a comparativas o ejemplos europeos en lo que se refiere a la remuneración de los artistas, el caso es que lo singular es no remunerar; cualquier beca o ayuda o invitación a participar en un proyecto (siempre que sean dentro de un ámbito profesional) considera la dotación de honorarios como parte del coste de la producción del proyecto y todas las instituciones de excelencia en España remuneran a los artistas por su trabajo: MNCARS, La Casa Encendida, CA2M, MACBA, CCCB, Fundación Antoni Tápies,  CAAM, Laboral, MARCO, Artium , MUSAC etc. En todo el territorio nacional es normativo, en instituciones de prestigio, retribuir a los artistas; pero también numerosos espacios expositivos y de producción dedicados al arte emergente suelen destinar parte del presupuesto de sus exposiciones a pagar a los creadores por su trabajo: el Centre d´Art Santa Mónica, Espai Zero de Olot, el Priorat Centre d´Art, Artium  o Centro de Arte Montehermoso en Vitoria… Son muchos los espacios, aquí y fuera, que desde hace años remuneran a los artistas. En realidad, lo que es una excepción es pretender mantener espacios expositivos, de cierto nivel profesional, sin plantearse compensar económicamente a los artistas. En esta misma ciudad, la Sala Parpalló, dependiente de la Diputación de Valencia, ha trabajado desde hace años, a pesar de los problemas burocráticos, con criterios de profesionalidad y respeto a los derechos del artista, remunerando habitualmente a éstos por su trabajo. Un ejemplo es Herramientas del Arte, inaugurada el 24 de Junio de 2008, en la que se produjo toda la obra, se pagó a los artistas, que además impartieron talleres en colaboración con la UPV, se editó un libro y un catálogo, se creó una web y se organizó un ciclo de conferencias en el que todos los participantes cobraron por su intervención. Otro ejemplo dentro de la Sala Parpalló sería la exposición Observatorio, inaugurada el 23 de Septiembre de 2009, en la que los artistas, aun disfrutando de la Beca Alfons Roig, percibieron honorarios. También en el Muvim fue una práctica frecuente remunerar el trabajo de los artistas. Por poner un ejemplo (SIC) Societat i Cultura fue un proyecto expositivo y editorial, iniciado el 17 de Diciembre de 2010, con colaboraciones de artistas, escritores e intelectuales en la que todos, al margen de su orientación profesional, cobraron por su trabajo. Sin salir de la Comunidad Valenciana, el Espai d´Art Contemporani de Castelló (EACC), contrata y retribuye habitualmente a los artistas y además impulsó la I Mesa Intersectorial sobre Arte y Contratación que reunió el 20 de Septiembre de 2009 a representantes de la asociaciones de galerías, de críticos, de artistas y miembros del Instituto de Arte Contemporáneo con expertos en derecho. En dicha mesa se sometieron a estudio modelos de facturación y contratos, bien de cesión de obra o de encargo de obra nueva, propuestos, tanto por Laboral de Gijón como por la Sala Montcada (dependiente de la Caixa), o por la Unión de Asociaciones de Artistas y por el propio EACC, que ratificó su intención de seguir trabajando en esa línea de respeto a los derechos profesionales de los artistas.

En séptimo lugar, llama la atención el final de la respuesta de la Secretaría Autonómica de Cultura en la que se hace referencia a la vinculación de AVVAC con eventos y actividades institucionales con las que definitivamente no ha tenido nada que ver. Esta voluntad de falsear deliberadamente los hechos nos resulta del todo incomprensible. AVVAC no tuvo absolutamente nada que ver con el Día de los Museos, es más, las tres Asociaciones del sector de las Artes Visuales de la Comunidad Valenciana (AVVAC, AVCA y La VAC), correspondientes a los artistas visuales, críticos y galeristas de dicha comunidad, emitimos un comunicado en prensa mostrando nuestra abierta disconformidad. Esta información puede consultarse en los siguientes links:

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/05/17/valencia/1368792781_099252.html

https://avvac.wordpress.com/2013/05/17/comunicado-de-avvac-avca-y-vac/

Asimismo, AVVAC tampoco ha tenido ningún tipo de implicación con Abierto Valencia, (por mucho que en la respuesta de la Secretaría Autonómica se repita dos veces en el mismo párrafo) ni, por supuesto, con las ayudas a las galerías en Ferias (las cuales no son otra cosa que lo que se indica: ayudas para pagar el alquiler de los stands de las galerías en las ferias). Prueba de que AVVAC nada tuvo que ver con Abierto Valencia es el folleto en el que como se puede apreciar no parece en ningún lugar visible el logotipo de AVVAC:

Adjuntamos enlace para despejar cualquier duda al respecto:

http://lavac.es/proyecto/abierto-valencia/

AVVAC, hay que dejar claro este punto, no ha recibido un solo euro de la Secretaría Autonómica de Cultura, ni en éstas ni en ninguna otra de sus actividades, y aunque así fuera, esto no sería motivo para dejar de luchar contra el trato discriminatorio hacia los artistas visuales de Valencia, Alicante y Castellón.

Las afirmaciones infundadas de la Secretaría Autonómica de Cultura no hacen sino poner de relieve la falta de argumentos para llevar a cabo una política cultural sana y eficiente. Creemos que a estas alturas AVVAC ha aportado una importante cantidad de datos y nos lleva a cuestionarnos muy seriamente la profesionalidad y compromiso con la Cultura de los actuales gestores al frente de las Instituciones Culturales de nuestra Comunidad.

Las parcas y escasamente elaboradas respuestas de la Secretaría Autonómica de Cultura nos impelen de nuevo a recalcar algunos puntos muy importantes que anteriormente manifestamos en la última queja redactada en respuesta a las alegaciones de la Secretaría. Creemos importante recordar estos puntos para que no queden bajo las capas de alegaciones presentadas a posteriori por el actual Secretario Autonómico.

Por tanto, de nuevo  nos preguntamos cómo va a explicar la Consellería d´Educació, Cultura i Esport a los 2500 alumnos que han pagado sus matrículas para estudiar los distintos Grados y Máster de las Facultades de Bellas Artes de nuestra región  que cuando finalicen sus estudios y se desarrollen profesionalmente no van a ser ni tan siquiera remunerados por su trabajo cuando participen o realicen un proyecto expositivo para una Institución Pública en su Comunidad.  Ante esta negativa, y frente a esta reticenciapor parte de la Secretaría Autonómica de Cultura a argumentar lógicamente porqué un trabajador profesional no debe de ser remunerado por su trabajo, reiteramos nuestra petición al Síndic de Greuges de solicitar, tanto a Consorcio de Museos como al IVAM y las diversas Salas de Exposiciones Públicas de la Comunidad Valenciana transparencia en sus cuentas y por lo tanto un desglose detallado de los gastos derivados de las exposiciones del pasado año 2013 (salarios de las plantillas del museo, personal de mantenimiento, gastos derivados del funcionamiento, operaciones financieras, seguros, transportes, gastos detallados y específicos de cada una de las exposiciones, catálogos, publicaciones, comunicación gráfica, etc.).  Teniendo en cuenta la importante inversión de fondos públicos para el mantenimiento de estos entes  es incomprensible que ni un solo céntimo se destine a remunerar a aquellos profesionales que están aportando de contenidos y sentido a estas Instituciones.  Entendemos que es, por tanto, necesario que estos entes públicos faciliten estos datos para abordar esta cuestión de una manera democrática y resolutiva.

Para concluir, queremos reiterar la reflexión de que el hecho de no pagar a los artistas está conduciendo a un amateurismo en las instituciones culturales, las cuales están produciendo exposiciones cuyos niveles de excelencia están siendo considerados por el grueso de los profesionales de todo el país como los más bajos de las últimas décadas. Asimismo, este amateurismo se extiende hasta los propios integrantes de dichas instituciones, en las que ni uno solo de los cargos ha sido elegido mediante concurso público. Creemos que precarizando al tejido artístico no se asegura un adecuado servicio a la ciudadanía, la cual es la primera en sufrir las consecuencias de dichas carencias, al tener acceso únicamente a una oferta cultural realmente lejos de ser considerada enriquecedora y dinámica por los profesionales del sector.  Todos estamos de acuerdo en colaborar para conformar una Cultura sólida y acorde con el potencial creativo de la región, por lo que esperamos que se llegue a acuerdos fructíferos para todos, no únicamente basados en el sustento de los altos cargos de la Cultura, y en la que todos los profesionales del sector obtengan la justa remuneración por su trabajo.

 

Atentamente y a la espera de su contestación, le saluda

Tania Blanco, en nombre d´Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló

 

CONOCE TODO EL PROCESO EN RELACIÓN A LA QUEJA PRESENTADA POR AVVAC AL DEFENSOR DEL PUEBLO:

Segunda carta

Primera carta